Tres enfoques de cultura

La 4ª sesión, a diferencia de las realizadas hasta ahora, fue toda teórica.

Volvimos a hacer un repaso de los tres enfoques de cultura: Ilustrado/humanista, antropológico y de gestión cultural, pero esta vez, profundizando en ellos y añadiendo algunos matices.

Por ejemplo, el concepto ilustrado considera la cultura como el conjunto de conocimientos adquiridos de manera individual mediante el estudio, pero desde un paradigma etnocentrista europeo que no tiene en cuenta ni otras culturas, ni las desigualdades de acceso.



En cambio, desde la antropología, se empieza a considerar que no existe una cultura única, entendiéndola como el conjunto de conocimientos, costumbres y creencias que caracteriza a un grupo humano. Se entiende la cultura como patrimonio heredado y, a su vez, como algo que todos y todas creamos, a esto se le llama cultura constructiva.



Por último, la cultura como gestión de actividades, se termina convirtiendo en una mera transacción de productos y servicios.


La visión más acertada de cultura es la que aúna la visión antropológica y la de gestión cultural, pero sin perder de vista nunca su capacidad transformadora.

Para potenciar esa facultad transformadora, es muy importante poder contar con unas políticas culturales adecuadas que promuevan y protejan la expresión cultural. De aquí surge la democratización de la cultura, que posibilita el acceso al consumo y la creación de cultura a todas las personas.


En esta misma línea surgieron, durante la Segunda República española, las “Misiones Pedagógicas”, que acercaban la cultura, que siempre había estado reservada para las élites, al pueblo llano, la cultura como herramienta de libertad. Así como el movimiento contracultural surgido en los 60, que, yendo un paso más allá, erigía a la sociedad como creadora de su propia cultura.


En definitiva, los seres humanos somos creadores natos, utilizamos las habilidades sociales y culturales para, mediante elementos simbólicos, reflexionar sobre la realidad en la que vivimos.


LA EDUCACIÓN TRANSFORMA VIDAS

Juliana Martínez, Desirée Santaya, Amparo Santiago

Comentarios

Entradas populares de este blog

1, 2, 3... Probando... Probando...

Teatro del oprimido

La cultura como elemento de compensación de la desigualdad