La animación sociocultural en la infancia

En la clase de esta semana, la 14, hemos hablado de la infancia y el ocio.



La infancia, “significa mucho más que el tiempo que transcurre entre el nacimiento y la edad adulta, el estado y la condición de la vida de un niño: a la calidad de esos años”. (UNICEF, 2005). Para que los menores puedan disfrutar del tiempo libre deberemos elegir qué actividades serán las más idóneas dependiendo de las necesidades de cada persona. Se describe ocio como “ un conjunto de ocupaciones a las cuales el individuo puede entregarse libremente, sea para descansar, para divertirse o para desarrollar su información o formación desinteresada, su participación social voluntaria o su libre capacidad creadora, después de haber cumplido sus obligaciones profesionales, familiares y sociales” (Dumazedier, 1974 p.93).




La escuela ocupa la mayor parte del tiempo de los menores y en el tiempo libre los niños y niñas pueden disfrutar de juegos y actividades culturales y participativas, y al mismo tiempo desarrollar sus aficiones y personalidad. El juego es un instrumento educativo que permite disfrutar y divertirse con los demás. Con los juegos se transmiten valores, y se aprende a compartir, fomentando el desarrollo de las personas y las relaciones sociales.

El juego no solo es cosa de niños/as, cada edad tiene un tipo de juegos preferidos



En clase hemos debatido sobre el horario escolar, escuela mañana y tarde o el horario continuado. Si los menores acuden a la escuela en horario mañana y tarde, los padres/madres puedan conciliar mejor con el trabajo. Pero con el horario continuado los/as menores salen del colegio después de comer, con lo cual pocos padres/madres pueden ir al colegio a por ellos. En multitud de ocasiones a los menores se les lleva a actividades después del cole (idiomas, deportes, ludotecas…), sin importar su opinión para compensar con el horario de los progenitores. En el peor de los casos, en el que los padres no se puedan permitir ese gasto extra que suponen las actividades extraescolares, los niños y niñas se ven avocados/as al aislamiento y la desatención.





También hemos hablado sobre la inclusión en los centros educativos, muchas veces solo se habla de inclusión, pero realmente no se consigue. La inclusión no debe referirse solo a la eliminación de barreras, sino al sistema de enseñanza que se ofrece y a los métodos que se utilizan para la evaluación de los alumnos/as. En los colegios se debe vigilar la participación de todos y todas los/as en las actividades de clase y al mismo tiempo conseguir que los alumnos logren el máximo nivel académico de acuerdo a sus características personales.



Siguiendo la línea del tiempo libre infantil, otro de los temas tratados en clase ha sido la necesidad, por parte de las políticas sociales, de crear un espacio de convivencia para niños. La mayoría de ludotecas son de carácter privado y se destinan, meramente, al ocio en masa, dejando de lado el elemento educativo.




Una compañera de clase trabaja para una empresa de juegos, ella está como monitora con personas mayores. El juego de mesa preferido por los/as mayores dice que es el Rummikub . El juego se mantiene presente a lo largo de todas nuestras fases vitales por su poder socializador y de abstracción, además incentiva la creatividad y el aprendizaje.

“Es en el juego, y sólo en el juego, que el niño o el adulto como indiviudos son capaces de ser creativos y de usar el total de su personalidad, y solo al ser creativo el individuo se descubre a sí mismo” Donald Woods Winnicott

Amparo Santiago, Desirée Santaya y Juliana Martínez



   

Comentarios

Entradas populares de este blog

1, 2, 3... Probando... Probando...

Teatro del oprimido

La cultura como elemento de compensación de la desigualdad