¿Te la vas a jugar? Campaña de prevención al juego patológico en menores

El juego patológico se ha convertido en un problema social que afecta a un gran número de personas en nuestro país, los menores de edad son un colectivo especialmente vulnerable a este tipo de adicción, que se produce, en parte, por la fuerte exposición a la publicidad con la que somos bombardeados constantemente, incluso durante horario protegido. Asimismo, la facilidad de acceso a estas prácticas facilita un primer contacto con los juegos de azar, tanto de forma online como presencial. Las casas de apuestas se multiplican en los barrios más humildes, situándose en muchas ocasiones, de manera estratégica cerca de colegios. Todos estos factores pueden conducir a los jóvenes a desarrollar una adicción de la que no son conscientes por su edad.


¿Te la vas a jugar? es el nombre que lleva la campaña de prevención sobre el juego patológico en menores en la que hemos estado trabajando. Hemos realizado un spot publicitario, completamente autoproducido, que emula a uno ya existente como crítica a los anuncios relacionados con el juego. Se pretende hacer un símil entre el juego patológico y el consumo de sustancias estupefacientes con el objetivo de hacer reflexionar al público acerca de la normalización del juego, así como lograr hacer la conexión entre juego y posible adicción. Como complemento al spot, se realiza un cine fórum en el que los participantes pueden expresar su opinión, compartir sus experiencias vitales y reflexionar, con nuestro apoyo, acerca de la temática.

Spot publicitario

El spot realizado parte de un spot real de una casa de apuestas online, en "¿Te la vas a jugar?" se representan las mismas escenas que en el anuncio original, pero poniendo como centro el consumo de drogas con el objetivo de que el público haga la conexión entre juego y adicción.

El consumo de las sustancias representadas en el spot, son las más consumidas por los jóvenes según el Informe sobre drogas 2018 (EMCDDA, 2018). Las sustancias que aparecen en el anuncio son: Alcohol, tabaco, cannabis, cocaína y MDMA.

Anuncio original 


Anuncio de "¿Te la vas a jugar?"


Cine Fórum

La segunda parte de la campaña, y puesto que va dirigida a menores, la hemos llevado a cabo en un centro de día de la fundación FISAT. Participaron cinco menores, cuatro chicos y una chica, de entre 16 y 17 años, usuarios del itinerario de inserción laboral del Centro Juvenil Amics por derivación de Servicios Sociales, centros de medidas judiciales y de acogida.


Esta dinámica va dirigida a generar reflexión en relación al juego patológico en menores, intentando, en todo momento, dirigir la conversación hacia la identificación del trastorno, los riesgos y consecuencias que puede entrañar la práctica y, sobre todo, los recursos, tanto personales como procedentes de entidades, de los que disponen las personas que así lo requieran.



El día que llevamos a cabo la campaña en el centro de día, primero hicimos una breve presentación explicando que presentaríamos un vídeo sobre adicciones, pero que nos íbamos a centrar en una en concreto, y que debían ser ellos/as quienes lo descubrieran. Durante la proyección, en las escenas en las que hay información escrita sobre el consumo, parábamos el vídeo y motivábamos a los participantes para que leyeran los datos, mientras explicábamos  y reflexionábamos aquellos que quizá no entendían. 


Una vez visto el vídeo, comenzamos el debate sobre el consumo de juegos y apuestas online.





Conclusiones tras la campaña

Las conclusiones a las que pudimos llegar tras la campaña llegar fueron:


  • Cuatro de los seis menores con los que se realizó el cinefórum había jugado alguna vez, o bien, conocían a alguien que lo había hecho y estaban familiarizados con los juegos de azar y las puestas. Sólo uno de ellos era consciente de que el juego podía desencadenar en una adicción.


  • A nivel general, lo que más les impactó fue el símil del consumo de drogas y la participación en juegos de azar y apuestas. Daba la sensación de que tenían muy normalizada la propaganda sobre el juego y no fue hasta que hablamos sobre el tema que fueron conscientes de la cantidad de anuncios que se emiten al respecto.


  • Solo 1 de ellos/a no compartiría el video en internet si este estuviera en redes sociales por considerar que las imágenes del consumo de drogas son muy violentas. Ninguno/a era consciente de los indicadores, consecuencias y riesgos del juego patológico. Todos consideraron el consumo de drogas como negativo y justificaron con ello que no se anuncie en televisión. Sin embargo, las prácticas relacionadas con el juego las tienen más naturalizadas.


  • Eran más conscientes de las consecuencias económicas que acarrea la adicción al juego que de las socio familiares y personales. Intuían el impacto económico en las personas con una renta más baja porque pensaban que las personas con menos recursos "gastan más de lo que tienen" y “luego no tienen para comprar comida”. Eran conocedores de que una de las razones por las que la gente juega es: "ganar más o recuperar lo que se perdió". No conocían antes de esta actividad recursos ni formas para paliar los problemas que puede crear la ludopatía. Incluso, en ocasiones se vislumbraba en el discurso de los participantes el mito del control sobre el juego.


Consideramos, desde nuestro punto de vista, que la campaña cumplió su objetivo principal, que era sensibilizar sobre el juego patológico, y que todas las personas que participaron en el cinefórum salieron del aula siendo conscientes de que el juego puede desencadenar en una adicción, conociendo algunos de los riesgos y consecuencias y, tal vez, incluso pudiendo identificar, en su persona o en el resto, signos de alarma. Del mismo modo que sabiendo que existen recursos a los que pueden acudir si lo necesitan.
A continuación os dejamos una foto de los post-its en los que los participantes plasmaron sus conclusiones finales: 



Amparo Santiago, Desirée Santaya y Juliana Martínez 

Comentarios

Entradas populares de este blog

1, 2, 3... Probando... Probando...

Teatro del oprimido

La cultura como elemento de compensación de la desigualdad