"El Principito" visita La Colonia de San Vicente

Hoy vamos a hablar sobre una experiencia diferente que no tiene que ver exactamente con la asignatura de animación, pero que todo lo que hemos aprendido con Carles, lo hemos puesto en marcha en este proyecto.

Somos participantes de unas prácticas extracurriculares de la asignatura de trabajo social con menores, que imparte el profesor “Jota” Navarro, y que nosotras realizamos en el centro de reeducación de menores La Colonia San Vicente Ferrer de Godella, perteneciente a la Fundación Luis Amigó. Este centro es residencial, tiene 75 plazas y va destinado a la ejecución de medidas judiciales de internamiento firmes o cautelares, en régimen abierto, semiabierto (14 - 18 años) y cerrado (14 - 16 años). 



Las actividades que se llevan a cabo son: 
  • El área escolar y formativa, que ocupa un espacio importante dentro de esta intervención ya que, al tratarse en la mayoría de los casos de menores de 16 años, deben asistir obligatoriamente al instituto.
  • La formación ocupacional y prelaboral, impartida en los talleres del centro o en los recursos del entorno
  • El aprendizaje de los hábitos de aseo, higiene y limpieza.
  • Las horas de familia, de carácter evaluativo o formativo.
  • El aprendizaje de habilidades sociales y convivenciales, el desarrollo afectivo, la formación específica, etc.
  • El ocio y tiempo libre.

Dentro de la actividad de ocio y tiempo libre, está el proyecto en el que participamos, el taller de teatro, que se lleva realizando desde hace 5 años y se han interpretado obras como: “Romeo y Julieta”, “Robin Hood”, “Los Chicos del Coro”, entre otros.


Este año se realizará la obra de “El Principito” de Antoine de Saint-Exupéry. Este cuento relata la historia de un niño que explora distintos planetas y conoce en cada uno de ellos un personaje diferente, los cuales reflejan en su personalidad muchas características de la sociedad. Esta obra refleja la inocencia del principito y la necesidad de crear vínculos, aspectos que de una u otra forma hacen parte del los/as menores de La Colonia. 




En esta obra están participando 8 menores de distintas secciones. Cada uno/a de ellos/as tiene entre uno y dos personajes que fueron escogidos en función de sus preferencias, capacidades y personalidades con el fin de que para cada uno/a sea un reto motivador para poder llevar a cabo la obra. Nosotras tenemos dos funciones, por un lado participaremos en la obra con personajes secundarios. Y por otro lado, ayudamos a los chicos y chicas a desarrollar su papel, adquirir herramientas y hacer de su personaje algo único y auténtico.



Durante estos meses que hemos estado yendo, hemos comprendido tanto la importancia que tiene en La Colonia en este caso, el teatro para los/as menores y al mismo tiempo, pudimos observar, participar y poder llevar a cabo actividades de animación sociocultural que aprendíamos y hacíamos con Carles en nuestras clases en la universidad. Primero que todo, el teatro como herramienta de intervención con menores, y en este caso con los/as de La Colonia, les da la oportunidad que desde un centro donde están cumpliendo una medida judicial por un delito cometido, donde siente que la libertad es poca o nula, y donde simplemente no pueden ser del todo ellos, dentro del teatro a que sientan la libertad de poder expresarse, de poder dejar las preocupaciones del día o de la semana a un lado y poder expresar e interpretar a su personaje sin miedo al ridículo, sin miedo a ser juzgados.


Y en segundo lugar, este espacio ha desarrollado con ellos una serie de dinámicas y actividades, sobre todo al principio, para que adquieran las herramientas necesarias para tener más facilidades de expresión corporal, dirección de la voz, eliminar miedos y vergüenza. Todas las dinámicas y actividades fueron las mismas o parecidas a las que realizamos con Carles en clase, lo que nos dió la confianza para dirigir nosotras el calentamiento mediante la dinámica de:

"Pasa la energía 2.0”

"¿Quién es mi compañero/a y qué le gusta?"
, que es una adaptación del "Bingo Humano".

“La Cebolla”,  que consiste en formar una cebolla humana. Todos/as los/las participantes se abrazan  simulando las capas de una cebolla, excepto una/o, que una vez formadas todas las capas, tendrá el rol de agricultura/o. El o la agricultor/a, tendrá que intentar separar las capas de la cebolla, los compañeros y compañeras que se vayan separando de la cebolla humana, se convierten también en agricultores y agricultoras. 




La oportunidad de haber podido realizar estas prácticas, no solo nos deja la experiencia en sí del proyecto de teatro, sino que hemos podido conocer un colectivo que ninguna habíamos tocado de forma práctica, pudimos poner en marcha conocimientos aprendidos en la carrera y en la clase de animación dándole así cada vez más sentido a nuestra profesión y a la importancia de la animación como herramienta de intervención.

Comentarios

Entradas populares de este blog

1, 2, 3... Probando... Probando...

Teatro del oprimido

La cultura como elemento de compensación de la desigualdad